(+34) 937 301 632 info@naturalea.eu

Bioingeniería del paisaje

La bioingeniería del paisaje se basa en la fusión práctica de conocimientos provenientes de la ciencia de la biología y la propia ingeniería, y en el uso diverso de las plantas vivas y materiales derivados de las mismas, aprovechando al máximo la topografía, el suelo y el microclima existentes.

Hablamos de bioingeniería aplicada al paisaje para englobar todas las técnicas de bioingeniería aplicadas en el entorno con motivos estructurales y consecuentemente paisajísticos. Desde un punto de vista de los materiales, podemos clasificarla en ingeniería naturalística (conjunto de técnicas que utilizan material vivo y materias primas primarias como troncos, piedras, tierra, etc) e ingeniería biofísica (conjunto de técnicas que utilizan material vivo y productos elaborados, como mantas, geomallas, geosintéticos, etc).

En estas técnicas, los seres vivos que realizan el trabajo son las plantas, por tanto a los objetivos estructurales hay que sumarle ventajas ambientales.

La norma principal es que siempre tenemos que trabajar con especies autóctonas para solucionar problemas y mejorar el buen estado ecológico de los espacios en los que actuamos.

En las técnicas de bioingeniería del paisaje aplicadas a rios para mejorar la calidad de las aguas, se trabaja con hidrófilos y macrófitos que a su vez proporcionan un hábitat adecuado para las bacterias que realizan la descomposición de la materia orgánica.